Este mar sobrecogedor, de tonalidades oscuras y exóticos paisajes, recibe a las ballenas jorobadas que cada año llegan de la Antártida y la Patagonia chilena para pasar el verano en aguas colombianas.

Me Interesa Un Plan